Semanario

Embajador de la India visita
predios agrícolas para futuros acuerdos comerciales

Tal cual estaba anunciado por el edil Juan Pablo Barros, el embajador de la India Pradeep Kapur visitó dos predios agrícolas de Curacaví, en el marco de los futuros acuerdos comerciales. En el primer predio el embajador fue recibido por Sergio Arias, de Panguiles, donde conoció en terreno el cultivo de zapallos, colifrores y hortalizas. Después de recibir de regalo un vigoroso zapallo, el diplomático se dirigió al paking de Cesar Veliz a conocer el exitoso emprendimiento de este empresario agrícola local, quien es proveedor de coliflores de los grandes supermercados nacionales.

La delegación hindú estuvo acompaña de los empresarios Ram y Laxchman Shahddapuri, este último gerente en Hong Kong de la importadora Maya América. Además de Gloria Ovalle, gerente de ventas. 

 

El Yoga, al alcance
de los curacavinanos


La monitora Paz Varas abrió cursos a 2 lukas 500 por clase y asegura equilibrio entre cuerpo y alma. 

A partir de  los primeros días de marzo, la profesora de danza y monitora Paz Varas, abrió unos interesantes cursos de Yoga, estilo denominado Ashtanga Vinyasa, cursos que serán impartidos al interior de las dependencias de la ONG Pather Nostrum (Teatro Parroquial).
Según especificó la monitora, la práctica de este estilo se centra en tres principios básicos y elementales del milenario ejercicio espiritual y físico, denominados tristana. Estos ejercicios-principios se practican sistemáticamente para poder alcanza la sincronización avanzada de la respiración y el movimiento, el manejo de bahndas o llaves energéticas y el uso de dristis o focos de concentración, explicó la maestra, a pesar que no le gusta que la identifiquen por este término, al considerarlo muy poco humilde.
La maestra, perdón, la monitora Paz Varas detalló que los objetivos de la práctica del yoga son restablecer la capacidad orgánica de auto regular el metabolismo a nivel corporal y mental, explica. “Cuando se limpia la mente, el cuerpo se torna más creativo, dócil y flexible, por lo que al desintoxicar nuestro cuerpo, en nuestra mente se restablece el equilibrio”, agrega.
Por si las explicaciones fueran pocas, Paz, las argumentó que al ocurrir la limpieza, “nuestro aspecto más sutil, el que nos hace humanos, se eleva, se hace consciente y nuestras vidas emergen de la oscuridad y la ignorancia, apareciendo el sentido y la salud, no solo la ausencia de enfermedad, sino también la presencia de bienestar y amor hacia la vida”, aclaró.
Con estas explicaciones, de inmediato nos sacamos los zapatos y nos sometimos a los delicados ejercicios. Fue una hora y media que estuvimos tratando de conectar el cuerpo con el alma y al finalizar, algo extraño ocurrió, la tarde era más grata. Para los que quieran descubrir este ejercicio milenarios, sólo deben acercarse al Teatro Parroquial y preguntar por Paz Varas. Las clases se desarrollan los días martes y jueves en horario de 19:30 a 21:30 horas.


Don Francisco graba spot publicitario en Curacaví



El rostro emblema de la Teletón recordó su paso por esta comuna en la campaña post Terremoto del 85. 

Una sorpresiva y agradable visita ilustre tuvo la posada “El Sauce”, ubicada en la Ruta 68,  a metros de la pasarela de Challaco. Se trata del popular y querido animador del programa de televisión “Sábado Gigante” y líder indiscutido de la Teletón: “Don Francisco”, de nombre legal Mario Kreutzberger.
El motivo del arribo de “Don Francisco” a Curacaví fue para filmar un spot publicitario para la empresa de telefonía móvil Claro, que decidió utilizar la posada “El Sauce” para promocionar los ofertones, en planes y prepagos, que lanzará Claro. En conversaciones con el productor, indicó que habían seleccionado a la posada “El Sauce”, porque tiene las condiciones adecuadas para la campaña publicitaria que están realizando, específicamente la ambientación típica de las picadas de los camioneros.
Luego de las agotadoras escenas para el spot, el conocido animador habló en exclusiva para Semanario El Mauco, deteniéndose en resaltar la amabilidad de la gente de Curacaví y sus apetecidos productos típicos. “He estado muchas veces en Curacaví, sobre todo cuando niño. Pasábamos con mi familia a comer dulces chilenos. La gente aquí es muy cordial. Recuerdo que esta era la pasada obligada para ir a Valparaíso y se entraba al pueblo, no como ahora que quedó más aislado por la carretera”, señaló.
 
TERREMOTO DE 1985
“Don Francisco” también recordó su paso por Curacaví tras los momentos duros que vivió Chile luego del terremoto del 3 de marzo de 1985. “Estuve en Curacaví trabajando en la campaña “Chile ayuda a Chile” para ir en beneficio de los damnificados del terremoto. Los habitantes de esta comuna tienen un espíritu muy solidario”, resaltó.






© 2017 Semanario

03386